Constantino Kavafi, La Pasión y el Tiempo

Alejandría, Egipto, 1863, poeta griego uno de los más importantes del siglo XX y uno de los mayores exponentes del renacimiento de la lengua griega moderna, trabajó como periodista y funcionario publico , su obra alcanzó más popularidad tras su muerte, quizá como ocurre con la mayoría de los escritores en la historia de la literatura.

El fue el último de ocho hijos de una familia griega de Constantinopla actual Estambul, que emigró a Alejandría para un mejor desarrollo económico familiar, se dedicaron a la exportación de algodón egipcio e importacion de paño ingles y prosperaron dando una cómoda vida burguesa a sus hijos esto duró hasta que su padre muere tempranamente y la economía familiar decae considerablemente y la madre se ve obligada a emigrar a Liverpool buscando la protección económica de uno de los hermanos de su marido, tras siete años de estadía en inglaterra y la quiebra del negocio familiar vuelven a alejandría donde ya nunca tendrían la gloria del tiempo de prosperidad cuando su padre vivía.

Tras el bombardeo Inglés sobre Alejandría vuelven a Constantinopla donde Konstantino tendría su primer amor, su Primo con el cual iniciaría su vida sexual y direccionará su sexualidad hacia su mismo sexo.

Tras el regreso a Alejandría ( ciudad que no dejaría hasta su muerte de aquí en adelante) trabaja como funcionario  del ministerio de obras públicas durante treinta años.

Por deseo propio nunca llegó a publicar ninguno de sus libros, únicamente por iniciativa personal dos libretos con algunos de sus poemas en 1904 con 12 poemas y el segundo en 1910 con 27 textos, el mismo se los regalaba a quien sintiera que entenderán su obra,  así mismo de vez en cuando imprimía hojas sueltas con algún poema y los distribuía a quien el sintiera era digno de leerlos. Así con esta escasa publicación se dio a conocer en el circuito griego de la época y mas tarde gracias a la difusión de su obra en inglaterra que realizo E.M. Foster y se expandió a todo el mundo occidental.

A finales de 1932 se le diagnostica cáncer de laringe y una operación no exitosa moriría coincidentemente el mismo día de su nacimiento el 29 de abril de 1933

La obra de Konstantino ha sido alimentada por diferentes escritores y simbolistas franceses, es una obra madura y exigente,  llena de una cultura grecolatina y un dejo de ironía que hacen de su estilo una literatura refinada elegante y además tremendamente estética. Corregía su obra sin cesar buscando el perfeccionismo de su arte, algunos de sus poemas le tomó diez años terminar. El solo dio por terminados ciento cincuenticuatro poemas. También era interesado por la historia y escribió algunos ensayos sobre diferentes temas de su interés.

En sus poemas habita claramente la culpa y el deseo, la sensación de debilidad que devora en los peores momentos, la atracción sexual intensamente física y la culpa moral religiosa que carcome, la sutil impotencia del tiempo.

el paso del tiempo y los deseos insatisfechos, aunque parece ser un lugar común, hacían sentir al poeta una presión de la cual no podía deshacerse, como en el ” Poema de Las Velas” en el que consigue desgarrar al lector con su análisis del tiempo irreversible, cada paso que damos es un paso a la muerte, hacia la vejez , aunque el el poema ” Ítaca “, hablara de la vejez como un lugar de sabiduría y paz, la parecer un lugar donde jamás arribó el escritor

Rehúye conscientemente toda retórica

Un exorcista de emociones Kavafi es y sera uno de los literatos mas herméticamente bellos que podrán conocer, es muy difícil encontrar traducciones fidedignas ya que Kavafi escribía en griego clásico y estas obras se tradujeron al inglés y luego al español, entonces la transformación del texto pasa por varios filtros, aqui encontre una traduccion del griego al español de Castillo Didier un escritor e investigador literario Chileno que tradujo a algunos poetas griegos. La compilación poética se llama “Kavafis Integro” busquelo y lea.

Kavafis Íntegro de Miguel Castillo Didier

El viaje hacia Ítaca

Un amigo se ha ido, un amigo que en otras ocasiones ha abandonado esta ciudad —como yo mismo— y me pidió que buscara para él un poema que le dije años atrás, en otra de sus salidas. Así que aquí lo tienes, querido Yobardo.

Ítaca

Cuando salgas en el viaje, hacia Ítaca
desea que el camino sea largo,
pleno de aventuras, pleno de conocimientos.
A los Lestrigones y a los Cíclopes,
al irritado Poseidón no temas,
tales cosas en tu ruta nunca hallarás,
si elevado se mantiene tu pensamiento, si una selecta
emoción tu espíritu y tu cuerpo embarga.
A los Lestrigones y a los Cíclopes,
y al feroz Poseidón no encontrarás,
si dentro de tu alma no los llevas,
si tu alma no los yergue delante de ti.

Desea que el camino sea largo.
Que sean muchas las mañanas estivales
en que con cuánta dicha, con cuánta alegría
entres a puertos nunca vistos:
detente en mercados fenicios,
y adquiere las bellas mercancías,
ámbares y ébanos, marfiles y corales,
y perfumes voluptuosos de toda clase,
cuanto más abundantes puedas perfumes voluptuosos;
anda a muchas ciudades Egipcias
a aprender y aprender de los sabios.

Siempre en tu pensamiento ten a Ítaca.
Llegar hasta allí es tu destino.
Pero no apures tu viaje en absoluto.
Mejor que muchos años dure:
y, viejo ya, ancles en la isla,
rico con cuanto ganaste en el camino,
sin esperar que riquezas te dé Ítaca.

Ítaca te dio el bello viaje.
Sin ella no hubieras salido al camino.
Otras cosas no tiene ya que darte.

Y si pobre la encuentras, Ítaca no te ha engañado.
Sabio así como llegaste a ser, con experiencia tanta,
ya habrás comprendido las Ítacas qué es lo que significan.

(Traducción de Miguel Castillo Didier en Poesía universal traducida por poetas chilenos, 1996).

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.