PATRICIA GONZALEZ LOPEZ, Buenos Aires, Argentina

 

Patricia González López. Escritora, poeta, gestora cultural. Nació el 7 de agosto de 1986 en la Ciudad de Buenos Aires. Empezó a escribir poesía a los 12 años y publicó su primer libro,Indecible a los 22. También es autora de Dos de Azúcar; (2010), Maldad, cantidad necesaria (2013)Doliente(2016) . Antologó el libro Esto Pasa, poesía en Buenos Aires (2015). Participó en antologías “Poesía Bajo la Autopista I y II” (Clara Beter), “Tres versos, un lírico”(Tres +1), “Libro Vivo” (Milena Caserola, El asunto) y “Poesía Llanto de mudo 1995-2015” (Llanto de mudo) y “Lámparas” (Editorial Pulpo, Puerto Rico, 2018). Los domingos a las 9 am hace una columna de difusión de poesía llamada “La poesía no se ajusta” en el programa El Gato Escaldado, AM 750.  Integra la dirección de la comisión joven de Centro PEN Argentina (poetas, ensayistas, narradores). Participó en el Festival Internacional de poesía José María Heredia de Toluca, en el Seminario Internacional de poesía en Pachuca, ambos en México; en la Feria Internacional del libro de La Habana, en el espacio de poesía de la Feria del libro de Córdoba, entre otros. Es licenciada en Relaciones Públicas y cursó la maestría en comunicación, cultura y discursos mediáticos.

Nos conocimos con Patricia en el encuentro Internacional de Poesía de la Habana, Cuba, ella me sorprendió con su mordaz lengua y excelente escritura, su ritmo, cada palabra tenía algo de tango en su voz, de a poco fuimos haciendo amistad, con el pasar de los días y los meses fuimos conociendo más de nuestras escrituras, admirando cada parte de nuestra poesía, ella tiene una muy peculiar forma de mostrarnos la intimidad, de llevarnos a donde dos se transforman en un acto intimo donde te ves con la cotidianeidad del día a día y te vas dando cuenta de los bellos detalles que se nos escapan a la emoción, bueno pues Patricia nos lleva a esos detalles, los invito a mirar y sentir su poesía.

– Los poemas que exponemos son del próximo libro “Otro caso de inseguridad” que sale por la editorial Santos Locos
¿Vos también te relajaste?
 
Convertiste a la ciudad
en un manicomio abierto
del que necesité escaparme.
Le di destino al espanto
y confié en el horizonte.
Quemé la oscuridad,
eché a las bocinas de mi estómago.
Intenté ganarle al sol de una vez,
me fugué de la espada ancestral,
¿cómo desobedecer su orden?
Me cuidé
planté a mi predador
permanecí hembra herida
a la sombra
hasta secar el golpe.
Pretendí darme otro ritmo,
moverme como cuando sonreía.
Y acá estoy.
Lloro escondida
como una anciana
que se hace pis por primera vez,
¿cómo hice para humillarme tanto?
Mientras los durmientes de la calle
se lavan con el agua sucia de las casas,
yo me relajo,
hace meses no me miro el cuerpo
¿seguiré siendo mujer?
tengo las uñas sucias,
hace semanas no me miro los dientes,
¿estarán limpios?
No desoigo a mi cuerpo
nada de desnudez
nada de comer como una persona sana
nada de sobrecargarme de sonrisas.
Mis axilas huelen mal
les acerco mi nariz
y olfateo la última vez que nos ovillamos;
apestabas tanto a soledad
que no podías más que erotizarme.
¿Vos también te relajaste
que me trataste tan sucio?
¿Cómo no extrañás que te venere la inmundicia?
¿Cómo olvidaste aquel enjuague de mi cuerpo?
¿Cómo fue posible que habiendo dormido
penetrados tantas noches
te hayas convertido
de pronto
en este extranjero?
Si hubiese sido por la fama
no habría probado lo bueno
si hubiese sido por la religión
no habría probado bañarme
de no ser por mis errores
nunca habría perdonado
de no ser por el trabajo
no me habría levantado
si hubiese sido por la tele
no habría pedido aumento
si hubiese sido por el barrio
ya habría tenido hijos
si hubiera sido por lo que podía
no habría probado crecer
de no ser por la pereza
habría llegado antes.
No le tomaron la denuncia
porque se le fueron las marcas
y no había testigos
su amiga no se animó a denunciar
por vergüenza
a la vecina no le dio pudor ni miedo
avisó a sus padres y no le creyeron
una le avisó a su mamá sobre su papá
otra le contó a alguien sobre su padrastro
sobre su tío
sobre su abuelo
algunos se callaron y la historia se repitió
hasta dejar roto el último
rastro de niñez,
la historia sigue
a ella le pegó el novio y lo abrazó
a su amiga la sacudieron y no supo qué hacer
a una del grupo le dijeron cómo vestirse
qué ser de qué hablar
le criticaron una foto y la bajó
le gritaron loca y se lo creyó
a la amiga de la amiga también
a la vecina y a una compañera de trabajo
a la prima
a una desconocida que caminaba en la calle
y a la cuñada de alguien que consiguió trabajo y se mudó
y cuando le pasó a una mujer que no tuvo dónde ir
se quedó
a otras chicas las mataron
y a sus hermanas
y a las que miraban por la tele
a unas las chuparon
a otras las cortaron
a varias más embarazaron
las dejaron
murieron
no tomaron la denuncia
y cuando los encerraron
los dejaron ir
—no podemos hacer nada señora
—no podemos hacer nada piba
para evitar tu muerte
prometemos mostrarlas en televisión
si pasa algo grave,
indignarnos cuando llegue el momento.
Algunas  cosas que han dicho sobre el trabajo de Patty:
“Las palabras rasguñan el sentido común y desmontan las burbujas discursivas de la corrección política. La poeta desbocada no vacila ni se amedrenta. Los poemas rabiosos de Patricia González López, muerden y van al hueso de peliagudas cuestiones de clase, intentando que las clases sociales con sus conflictos no sean las convidadas de piedra de las textualidades poéticas y narrativas del presente”. Silvina Friera, Página 12
“Patricia González López está creando una obra, sus libros tienen relación, dialogan. Está formando una voz. No escribe poemas catárticos aunque algunos encarnen catarsis.No quiere decirnos una verdad revelada, aunque hay verdad. No escribe lo primero que se le viene a la cabeza aunque están en su cabeza. Está creando una obra porque crea una estética, y eso es muy fácil de hacer como todas las cosas difíciles. Ella tiene una voz, tiene una forma de decir, una forma de armar los poemas y un hilo conductor que los une a todos”. Gabriela Borrelli Azara, Radio Nacional.

1 pensamiento en “PATRICIA GONZALEZ LOPEZ, Buenos Aires, Argentina”

  1. La poesía en Patricia es un estado natural sin espacio para el artificio, una bella fusión entre lo cotidiano y esa misteriosa dimensión donde convergen la luz y la sombra, bellos poemas, directos, sinceros y con mucha carga objetiva.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.