ConVerso DiVino

Les presentamos la nueva sección en nuestra revista Verso DiVerso, donde hablaremos de vinos y poesía a cargo de la Sommelier Sol Aguilera, una de las integrantes del colectivo las Perras Románticas.

En esta sección daremos rienda suelta a nuestros sentidos a través de las diversas miradas, diálogos, historias y sensaciones que convergen al descubrir y probar el fascinante universo del arte y su amante perfecto … el vino. Cada semana iremos reconociendo y experimentando cómo suena y se siente la poesía, la lectura, la música y el cine al maridarlo con historias de vino contadas desde prosas, versos mitos y verdades. Viajaremos a las mentes y abriremos cicatrices para resurgir en un mundo espirituoso contado desde la voz y el carisma de todo aquel que se atreva a surcar sus mostos, entre rimas y melodías aunque aquello implique morir en el intento. Te atreves a viajar conmigo?

Aventurarse y escribir sobre vinos sin mencionar a Dionisio o Baco es casi imperdonable y aunque es bien sabido que existen muchas versiones acerca del mito del Dios de la Vendimia y el Vino a quien además se le considera patrón de la agricultura y el teatro diremos simplemente que nació de una relación infiel, (quien lo habría imaginado) entre Zeus y  Sémele (una mina Mortal…)

Pues dicen las malas lenguas que esta hermosa Mujer tuvo amoríos con Zeus quien al comienzo oculto su verdadera identidad para conquistarla, algo así como tener un perfil falso en el face pero en tiempos del Olimpo (cualquier relación con la realidad…) en resumidas cuentas, Zeus se disfrazo de humano para seducir a Sémele pero ella no se mosto interesada, es mas, solo hasta que descubrió la verdadera identidad de su galán se dejo llevar por sus encantos y claro el tenia de sobra tantos talentos como el de la fertilidad lo que decanto en un breve tiempo con Sémele embarazada.

Obviamente esta situación quedaría tarde o temprano al descubierto y cuando eso sucedió, Hera la esposa del mismísimo Padre de los Dioses, el Super Mino, el Mero Mero, decidió tomar justicia por sus propias manos terminando con la Vida de la pobre chica, madre de Dionisio cuando aun el embarazo no llegaba a su fin. Tal situación provoco la desesperación del padre en cuestión, quien en un acto de amor infinito tomo en sus manos a Dionibebe y lo insertó en uno de sus gemelos (musculo situado en la región posterior de la pierna) permitiendo así terminar su gestación.

Como todos imaginan Hera no estaba muy contenta con el nuevo integrante de la familia, de hecho debió estar bastante aburrida de las innumerables infidelidades de su esposo quien no tuvo mas remedio que llevar al crio con las ninfas para que le cuidaran, colmaran de atenciones, cariño y amor enseñándole también desde muy pequeño los placeres de la vida, la lujuria y el sexo.

Pero esta no es la historia que quiero contar, me interesa otra parte de la vida de Dionisio, una parte mas romántica que tiene que ver con el dios/hombre y la capacidad de sentir amor verdadero y sublime por una mujer, pues aunque parezca imposible, un ser bohemio, infiel, bizarro y alcohólico también puede experimentar aquella sensación única irrepetible y mágica de amar con el alma solo una vez en la vida y atesorarlo para siempre.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.