Ignolia Mardones, Santiago de Chile

 

Ignolia Mardones

1982; Santiago. Socióloga de la Universidad Arcis y magíster en Comunicación Política en la Universidad de Chile. Librera por vocación. Publicó su primer Poemario Cerda Piel, en Febrero 2018.-.

La poesía ha sido parte importante de su vida desde comienzos de los años noventa, ha participado en talleres literarios con Juan Pablo Sutherland, Damaris Calderón, José Ángel Cuevas.

Fue parte del colectivo poético Las perras románticas, que  realizó ciclos de poesía con un enfoque de entrevistas a distintos autores de la literatura Nacional, especialmente de poesía y narrativa.

Ha sido publicado en antología Pánico y locura en Santiago, de Editorial Santiago Anderson. Ha participo en diversos  ciclos de poesía, por ejemplo;  Ciclo Poetas 2020 en la SECH, en Ciclo Versadas, literatura de Mujeres, en biblioteca de Santiago.

Participo en el Encuentro Iberoamericano de escritores jóvenes  en la habana, febrero 2018, presentando su poemario CERDA PIEL.

Degenerada por opción, pues no reconoce pertenencia a generaciones ni corrientes. Su verso palpita cerca de las emociones del mundo marginal y la diversa carencia humana.

Cada ser humano trae dones y virtudes, oscuridades y fosas, creo es justamente esto lo que nos permite, cuando tenemos la capacidad, escribir con las vísceras y encontrar el camino al entendimiento de uno mismo primero para luego compartirlo con el mundo, encontrar de alguna forma como acoplarse a la flecha de la cual estamos compuestos y tensar el arco para dar en el blanco. La escritura de Ignolia es un caminar a ratos algunos pasajes del Dante y otros es un lugar que conocemos y que finalmente nos permite comprender por qué y cuando comenzamos a sentirnos como lo hacemos, Cerda Piel es cercano porque sus lenguajes son familiares y de una sensibilidad profunda que no todos podrán mirar allí.

Les dejo una selección de su puño y letra para que juzguen ustedes y los invitamos al lanzamiento de su primera obra (dirección y fecha en el texto que sigue)

CERDA PIEL

En este cuaderno la piel está, virtualmente, cubierta de ojos. En el camino (imagen reiterada) el sujeto empuña la mirada como se empuña un rifle. Se trate del amor o del registro (por autodefinición o pertenencia igualmente amorosa) del tejido social. La circunstancia personal o colectiva incomoda, desajusta, impide y mata. “El piano de Schumann / aceleraba el pensamiento trágico, / hubiese preferido el silencio…”

Presentación del libro

Martes 17 de abril: 18.30 HRS

FERNANDO MÁRQUEZ DE LA PLATA 0192. BELLAVISTA

Eres una autobiografía
teñida de pieles rojas, negras, amarillas.
Vives en montañas y manglares,
con un cuerpo de papel,
como un árbol enorme y jodido.
Conoces el peor rostro de la noche,
el de la repetición infinita,
en el amanecer más lento

11
Mirar o mirar

Inundados por la luz, las pupilas duelen como bestias,
se ahogan en un mar de asfalto,
se trata de mirar o mirar.
En otro lado de la ciudad
se escuchan voces.
La voz de la vieja que enloquece en su departamento,
el golpe seco de los allanamientos,
puertas reventadas,
balas locas, atravesando arterias,
la mujer callendo redondita en las pastillas.
El hombre abusado por su ex,
los bultos en las espaldas,
fronteras reteniendo las mercancías.
Finalmente nadie viaja,
todos se quedan como soldados,
jugando al ataque y defensa.
Las voces siguen.
La emoción de estar adentro
te rompe los sentidos.
Mucha agua salada brota por las calles,
crecen humedales en lenguas
se olvidan de hablar.
Nadie podrá decir lo sólida que fue la vida,
ni recordar que la hicieron polvo.

HUERTO ROJO

MI MO ES MA/MI PE ES PA /MI SA MI FO
Mapa.
Escribiré encima de los mapas
de historias que empiezan sin h.
La idea ambular en la letra,
es caer como un saco en el abecedario.
La palabra es el pesado collar de la noche
¿Has oído del tungo?
Es el cuello mujer
que te acorrala y te obliga al viaje
¿Conoces mares y fieras?
Las rabias que salan al cuerpo.
Es un mar revuelto en tus venas.
Una tierra seca en tu saliva.
La IGNOLIA MARDONES, Santiago de Chile

Ignolia Mardones
1982; Santiago. Socióloga de la Universidad Arcis y magíster en Comunicación Política en la Universidad de Chile. Librera por vocación. Publicó su primer Poemario Cerda Piel, en Febrero 2018.-.

La poesía ha sido parte importante de su vida desde comienzos de los años noventa, ha participado en talleres literarios con Juan Pablo Sutherland, Damaris Calderón, José Ángel Cuevas.

Fue parte del colectivo poético Las perras románticas, que  realizó ciclos de poesía con un enfoque de entrevistas a distintos autores de la literatura Nacional, especialmente de poesía y narrativa.

Ha sido publicado en antología Pánico y locura en Santiago, de Editorial Santiago Anderson. Ha participo en diversos  ciclos de poesía, por ejemplo;  Ciclo Poetas 2020 en la SECH, en Ciclo Versadas, literatura de Mujeres, en biblioteca de Santiago.

Participo en el Encuentro Iberoamericano de escritores jóvenes  en la habana, febrero 2018, presentando su poemario CERDA PIEL.

Degenerada por opción, pues no reconoce pertenencia a generaciones ni corrientes. Su verso palpita cerca de las emociones del mundo marginal y la diversa carencia humana.

Cada ser humano trae dones y virtudes, oscuridades y fosas, creo es justamente esto lo que nos permite, cuando tenemos la capacidad, escribir con las vísceras y encontrar el camino al entendimiento de uno mismo primero para luego compartirlo con el mundo, encontrar de alguna forma como acoplarse a la flecha de la cual estamos compuestos y tensar el arco para dar en el blanco. La escritura de Ignolia es un caminar a ratos algunos pasajes del Dante y otros es un lugar que conocemos y que finalmente nos permite comprender por qué y cuando comenzamos a sentirnos como lo hacemos, Cerda Piel es cercano porque sus lenguajes son familiares y de una sensibilidad profunda que no todos podrán mirar allí.

Les dejo una selección de su puño y letra para que juzguen ustedes y los invitamos al lanzamiento de su primera obra (dirección y fecha en el texto que sigue)

CERDA PIEL

En este cuaderno la piel está, virtualmente, cubierta de ojos. En el camino (imagen reiterada) el sujeto empuña la mirada como se empuña un rifle. Se trate del amor o del registro (por autodefinición o pertenencia igualmente amorosa) del tejido social. La circunstancia personal o colectiva incomoda, desajusta, impide y mata. “El piano de Schumann / aceleraba el pensamiento trágico, / hubiese preferido el silencio…”

Presentación del libro

Martes 17 de abril: 18.30 HRS

FERNANDO MÁRQUEZ DE LA PLATA 0192. BELLAVISTA

Eres una autobiografía
teñida de pieles rojas, negras, amarillas.
Vives en montañas y manglares,
con un cuerpo de papel,
como un árbol enorme y jodido.
Conoces el peor rostro de la noche,
el de la repetición infinita,
en el amanecer más lento

11
Mirar o mirar

Inundados por la luz, las pupilas duelen como bestias,
se ahogan en un mar de asfalto,
se trata de mirar o mirar.
En otro lado de la ciudad
se escuchan voces.
La voz de la vieja que enloquece en su departamento,
el golpe seco de los allanamientos,
puertas reventadas,
balas locas, atravesando arterias,
la mujer callendo redondita en las pastillas.
El hombre abusado por su ex,
los bultos en las espaldas,
fronteras reteniendo las mercancías.
Finalmente nadie viaja,
todos se quedan como soldados,
jugando al ataque y defensa.
Las voces siguen.
La emoción de estar adentro
te rompe los sentidos.
Mucha agua salada brota por las calles,
crecen humedales en lenguas
se olvidan de hablar.
Nadie podrá decir lo sólida que fue la vida,
ni recordar que la hicieron polvo.

HUERTO ROJO

MI MO ES MA/MI PE ES PA /MI SA MI FO
Mapa.
Escribiré encima de los mapas
de historias que empiezan sin h.
La idea ambular en la letra,
es caer como un saco en el abecedario.
La palabra es el pesado collar de la noche
¿Has oído del tungo?
Es el cuello mujer
que te acorrala y te obliga al viaje
¿Conoces mares y fieras?
Las rabias que salan al cuerpo.
Es un mar revuelto en tus venas.
Una tierra seca en tu saliva.
La avaricia y el reparto son grandes números
que contraen y fluyen tu azar.
Al final del mundo
hay una machi insurrecta,
recogiendo la sangre.
Es el huerto rojo.
Ella canta,
el eco de su voz hilada
rompe el cerco.
Tumbas alrededor parpadean como faroles.
Lágrimas celestes dibujan lo perdido.
Lejos tan lejos
se fue
que ya no sabía regresar.avaricia y el reparto son grandes números
que contraen y fluyen tu azar.
Al final del mundo
hay una machi insurrecta,
recogiendo la sangre.
Es el huerto rojo.
Ella canta,
el eco de su voz hilada
rompe el cerco.
Tumbas alrededor parpadean como faroles.
Lágrimas celestes dibujan lo perdido.
Lejos tan lejos
se fue
que ya no sabía regresar.