Mapurbe (David Añir), Santiago de Chile

 

Poeta y creador del concepto Mapurbe
David Añir, Mapurbe

Cerro Navia, Santiago de Chile, 1971

Gestor cultural y poeta. Ha participado en diversas acciones de promoción identitaria. Sus iniciativas creativas han desplazado el formato poético a otras plataformas de expresión performatica-audiovisual-musical: “los hijos de los hijos” (2016). “Mapurbe: debajo del asfalto” (2009). Kalül Trawün (2012). Grabaciones con bandas musicales e intervenciones públicas varias. La obra poética “Mapurbe, venganza raíz” (2005), reedición (2009). Se ha visibilizado en textos de enseñanza del Ministerio de Educación en Chile y es estudiada en ámbitos académicos.

Otras obras son: – Haykuche (2008 autoedición) -Mapurbe- Venganza a raíz- 2° edición Pehuén Editores , 2009 -Autoretraxto (2014 Odiokracia ediciones) – Guilitranalwe (2015, Quimantú ediciones) – Lentium (2016 Luna Negra ediciones) – Proesía (prosa poética- inédito) -Poemario AD MAPU CONSTITUYENTE , 2017 , Poetikal art Delicti ediciones, Concepción- Mapurbe- Venganza a raíz- 3° edición Córdoba, Argentina Próximamente, 2018.

La forma de ser de alguien no siempre define el talento o la capacidad creativa , por suerte en David convergen ambas cosas, la acidez que lo caracteriza es rasgo inicial de su forma porque siempre finalmente sale ese ser amable y generoso que lo habita, esto con el acople ancestral de su linaje y la modernidad de la época que le tocó vivir hace de su obra una poesía única donde en un montaje de imágenes originales se deja entrever su profundo y genial punto de vista, esta cruda manera de decir gracias o te amo en un texto que comienza desistiendo de ello para reconciliarse al final consigo mismo con una forma escritural moderna y vanguardista. Cada vez que leo a David siento la banda sonora de tantas tokatas punk o de esas imágenes en la ciudad de hijos de mapuches que se han visto perdidos en la urbe, desconectados de sus creencias; su poesía social y contestataria es agrado leerla. Agradezco esa noche en casa Rosada hace muchos años ya, cuando lo escuche por primera vez leer y creo desde ahí seguir la huella de este increíble Mapurbe!

Aqui les dejo una selección de textos que él me permitió elegir de su última recopilación, que los disfruten

MAPURBE
Somos mapuche de hormigón
debajo del asfalto duerme nuestra madre
explotada por un cabrón.
Nacimos en la mierdópolis por culpa del buitre cantor
nacimos en panaderías para que nos coma la maldición.
Somos hijos de lavanderas, panaderos, feriantes y
ambulantes
somos de los que quedamos en pocas partes.
El mercado de la mano de obra
obra nuestras vidas
y nos cobra.
Madre, vieja mapuche, exiliada de la historia
hija de mi pueblo amable
desde el sur llegaste a parirnos
un circuito eléktrico rajó tu vientre
y así nacimos gritándole a los miserables
marri chi weu!!!!
en lenguaje lactante.

LAUTARO
Eres caballo galopando sobre el mar
subiendo y bajando ventisqueros
en esta época del mal
Galopas, brincas y relinchas sin apero
solo,
a pelo,
contemplativo
reflexivo
Cicatrizando la costra diaria del vuelo.
Ciberlautaro cabalgas en este tiempo Tecno-Metal
Tu caballo trota en la red
Las riendas son un cable a tierra
Que te permiten avanzar
Como un werkén electróniko
De corazón eleck -trizado
Lautaro
Montado sobre este peludo sistema
Cabalgando en la noche
Pirateando sin miedo el medio
Chateando cerebros y conciencias
Pasando piola en la red
Neo lautaro
Peñi pasajero de este viaje
Cachaste que hay vida después de la muerte
Y muerte después de la vida
Como lo decían aquellas mariposas
Con el zumbido de sus alas aceradas
Escuchando IRON MAIDEN

TIEMPO Y ESPACIO
He conocido a una mujer
Una estela de años luz
Recubre su frente cejijunta
He conocido a una mamífera
Preñada de recuerdos antiquísimos
Tuve el privilegio de verla en otro tiempo
Que no recuerdo muy bien
-Como se sabe, a veces la memoria fallaNo
sé si fue un otoño de 1881
o un invierno de 1492 A. C.
(Antes del Capitalismo)
He reconocido a una Mapuche
Que es abierta de mente
Una vez abrió su cerebro, lo partió en dos
Ahí localizó un caudal de ñiachi y memoria
Ahí fue que reafirmamos el habernos visto antes
Después abrió su coraxón
Luego abrió sus piernas
Y nos vengamos del tiempo