Ramón Guzmán Rallimán , Santiago de Chile.

 

Ramón

Santiago de Chile, 1982. Poeta y editor. Lleva más de 15 años escribiendo libros denominados y esgrimidos “para nadie” según explicita formula de su propio e inconfundible cuño. Director de la Editorial Mapoxo. Ha publicado los libros de Poesía: Diario de un incesante o el revelado nervio de la lujuria lengua, año 2003. Bishile, año 2004. GritoFogón, año 2005. Lada 453 blues car poetry, año 2012. Actualmente da remate, pule y atesora en sigilo el libro de Poesía: A LA CAZA DEL ANIMAL QUE NO SE OCULTA. Reside en Stgo de chile.

La manera fría y de pocos amigos siempre es la forma que adopta una poesía ácida pero que en la profundidad de su discurso es tremendamente humana y emotiva, así pasa con Ramón, conocerlo es difícil , siempre en su mundo serio, muchas veces contestatario perro tremendamente honesto y fiel a las propias convicciones, nos pasa con su escritura que se brinda legible, es cierto que ácida a ratos pero tambien nos invita a mirar lo cotidiano y descubrir en ello la verdadera esencia de las cosas, soportar este tránsito vivencial en un mundo donde todo es mercado solo se puede lograr contemplando la configuración simple y profunda de lo que nos rodea, así la poesía de este escritor nos invita. Les dejo para que vean y sientan.

 

A LA CAZA DEL ANIMAL QUE NO SE OCULTA

“Creo en el anarco individualismo;

he basado mi causa en nada:

No hay nada ni nadie por encima de mí.”

 

Max Stirner.

 

“El contenido y la historia molestan

aunque la trama igual sigue

sin la voz cortada

desalentada por aquello que se insinuó

Insinuara mejor dicho/

en el vacío de la figura.”

 Lamborghini.

 

 

(DEL CAPÍTULO Nº2 EL YO DORMIDO O EL LIBRO DE LOS QUIENES)

 

YO KARLA PATRICIA DE MUSA

nacida el primer día del año

mil novecientos ochenta y tantos

De Padres desconocidos

e hijos abandonados

Tengo ahora 36 años

y mi rostro aún es joven y lozano

Desde que tengo memoria

he vivido sola     muy sola

y la verdad me importa poco

todo respecto a esta situación

Porque lo que realmente interesa

no es de este mundo detenido/

es un ideal profundo y poderoso

que posee más de un alma y una bomba

Creo que los hombres son

sólo números que desean penetrarme

Números vacíos que devoro y escupo

con la violencia de mis fauces

Y la verdad/

ya he perdido la memoria

de cuántas veces les he dejado

y me siento totalmente indiferente

de que se queden detenidos

pagando/ llorando y solos

con la verga húmeda en lo alto

 

Por ejemplo/

 

Aquí mismo tenemos una situación/

alguien necesita que siga rezando

que siga llorando

y nadie ha preguntado siquiera

qué es lo que opino de esto

Y así ha sido siempre

desde que soy una niña

A pesar de todo lo que esté pasando

alguien más vive decidiendo por mí

Excluyéndome de lo importante

respecto de mi propia y maldita vida

Pero todo hoy ha terminado

y es sólo parte de un horrendo pasado

y nunca más volverá a ser de esta forma

 

Soy hija bastarda de Pene Verga Larga

y todos somos hijos de Verga Larga/

Y con esto siento es mejor desfigurarme

repitiendo ser hija de una cabeza sin nombre

y así excluirme de todo Hombre

y su fétido y pestilente semblante

 

Yo Karla Patricia De  Musa

me corro sola y dejo pagando en efectivo

 

El autor inminente de este endemoniado libro

también quiso tenerme y tentarme

culiarme/ detenerme/ amarrarme/ golpearme

y no ha podido olvidarme

por eso regresa a su cabeza mi nombre

Y me acaricia otra vez la herida

con la vehemencia de un niño insomne

y no comprende que es imposible

siquiera pensar en detener mi sombra

por eso se enfurece al recordarme

y sueña en narrativa   poesía o prosa

 

Yo Karla Patricia de Musa

elijo el dónde y cuándo me quito los calzones

 

Será de noche y habrá un salón grande

una cama en el centro y dos hombres desnudos

y sus manos suavemente en mi sexo

abriendo fuertemente pétalo a pétalo la flor

 

Yo Karla Patricia de Musa

decido cuándo y dónde termina ésta secuencia

y nadie hará de mí nombre una comedia

ni de mi vida un capítulo de una tragedia

 

Soy la mujer y Madre que nadie ha querido

y hasta a Jesucristo le guardo un secreto

 

 (DEL CAPÍTULO Nº3 LA MÚSICA DE LOS ANIMALES)

 A Juan Carlos Castillo Millares

 

 Cuando los puntos geográficos del plano del mundo

se han varado en la punta de una cima

y hasta ahí han sido llevados por un gran torbellino de agua

pienso en Enrique Lazcano

 

Cuando los sensores de seguridad de los edificios comienzan a marcar en rojo

y los guardias corren de un lugar a otro

orgullosos de su trabajo de hombrecitos asalariados

pienso en Enrique Lazcano

 

Enrique viaja a la mala de un punto a otro de la ciudad

buscando ahorrarse unos pesos  en locomoción

porque busca ser consecuente con una vida que detesta lo establecido

y a la hora de comer lo hace con los tomates que quedan regados al fin de la feria

 

Cuando el mejor poeta preocupadísimo del verso y de la métrica

saca un poema bien escrito a diario y desiste de invitaciones a lecturas y fundaciones

pienso en Enrique Lazcano

 

Cuando robas en las tiendas calzones blancos para tu Novia quien detesta el blanco

porque sus menstruaciones duran meses y cuarentenas de abstenciones sexuales

pienso en Enrique Lazcano

 

Nada sería posible en este cuadernillo de hipotéticos Poemas de bolsillo y

versos disonantes  y de ausencia estricta de leyes y derechos humanos

y artículos de seguridad de estado y cosas informales y precisas

en fiel concordancia con cumbias y bachatas

pienso en Enrique Lazcano

 

Así como los días pasan sin mayor aprecio por la juventud

engullendo las horas y los minutos a una velocidad velocísima de trabajo forzado

sin derecho a canasta familiar ni queja en el sindicato de vagos altruistas por la esperanza

y los días son un gran tormento negro en su abrir y cerrar de  ojos

sin posibilidad de un verdadero sueño con niñas rubias o tostadas en la playa

pienso en Enrique Lazcano

 

El mejor personaje posible en la Nueva novísima Novelia dedicada a ella

quien fuera la musa de un pestañear de ojos absurdos

en la oscuridad de un segundo destemplado y frío como esta misma noche de junio

en que se escribe junto al ruido de dos enanos empedernidos por un helado

pienso en Enrique Lazcano

Y pienso en Enrique Lazcano

y pienso

cuando él existe

más allá de la posibilidad de una vida

 

 

 

(DEL CAPÍTULO Nº5 EL LIBRO DE JUAN LUIS GUZMÁN)

 

“Junto al demonio ardiente

reposa el ángel frío del pensamiento.”

 

Danza.

 

1.

Siempre hay un poema

esperando en la noche

su primera víctima

Un poema con la piel desnuda

esperando antes

de perderse en el sueño

Un poema con piel de cordero

que refugia un chacal

de las escopetas de caza

Un poema que no sabes cómo empieza

pero está esperando

que le toques con las manos frías

y que le digas al oído su nombre

su existencia

segundos antes de la  muerte

Que le cuentes cómo estuvo el día

o cómo se resuelve la noche

o dónde fue a dar la luna

en el fondo de la poza de agua

Un poema esperando

cualquier momento

sigiloso y decidido

por conseguir su alimento

 

 

 

5.

Me niego tajantemente

a toda colectividad de vida

y estoy sano de mente y espíritu

 

A mis años de tortura el verdugo

es el hombre parado en una esquina

al que no le cae una rosa en la mano

 

Depuro todas las noches y escupo

el fermento de mis conclusiones

que conducen la belleza por el horror

 

Los embrollos no son parte de mi vida

y la rosa del cementerio -en mi mano-

florece a plenitud

 

Vivo al margen de todos y todas

Nada mejor que no ser oído ni visto

y ni un cóndor mirará a su hermano

devorado por los perros y los lagartos

 

 

11.

Todos los poemas tienen animales

ocultos de la cacería y las armas

y se sumergen en el río

donde fluyen  como agua

 

Los poetas miran siempre

el mismo árbol y no ven

el bosque que pisan mientras pasan

 

Y continúan buscando

lejos entre las ramas

sin saber que el poema

abre un abismo bajo sus pies

 

12.

Cuando el canto de las ranas

esparce sus vibraciones

una nube oscura se posa entre mis cejas

y el rayo cae en una gran explosión

La carne sucumbe de sus nudos

y la vida pende de la piedra desnuda

que cae de la cima

donde vivimos como aves

 

15.

La esencia de los animales

es transparente a todo ojo humano

porque nadie ve el aullido

prolongado en las noches de calma

 

Sólo quien vive bajo la misma naturaleza

y las mismas iniquidades

es digno de comprender los ladridos

confesados a la luna de espanto

 

 

 

A los poetas de chile

17.

Los poetas que sueñan

creyendo sus canciones

sueños de agua y luz y sol

y cantan el sol y sueñan canciones

de poetas luminosos como el sol

y creen sus cantatas trasparentes

como agua que mira el sol y la luz

como si dentro de un sueño fueran

sus cantares cantos de luz y sol

Si los poetas cantaran luminosos

como el sol radiante de verano

que en sueños ilumina su lámpara

cual transparente y fresca agua

intervenida por rayos de  luz y sol

 

Oh poetas/

el espejo y su reflejo yace oscuro

como la sombra sin luz ni sol

que no sea oscuridad

 

18.

El camino del exceso

me lleva por las orillas de la tierra

donde no pasa nunca nadie

ni brilla jamás el sol

 

Y de la hierba del camino

salen rosas que consumo

para nutrir de sabiduría

los días que me aguardan

 

19.

Deseo tu carne joven niña

pero la ley de los hombres

me frena y produce inanición

No seré el artista del hambre

que no obra por su comida

criando pestilencia y gusanos

mientras vive martillando su ataúd

 

20.

Recorría los campos de luz

en sus piernas desnudas

y surgía lentamente

el licor agrio de sus orificios

 

Me decía que el miedo

venía avanzando hacia ella

y comprendía cada espasmos

de su mojada piel

 

Pero yo no temía para nada

las turbias emociones

Y avanzaba lentamente

en la oscuridad sin detenerme

 

 

21.

Todos tenemos

un verdadero nombre

y este nos lleva hasta el origen

de cada uno de nosotros

 

Todo nombre empieza

con los primeros pasos

de un antepasado

y termina en el genio

poético de las hojas

 

Todo lo demás

es cáscaras y huesos

Y deriva del tránsito poético

y la luz y los gusanos

 

22.

Quise irme a vivir entre las bestias

lejos de toda posibilidad de inmolación

lejos del rescate de los hombres

o de morir despedazado por sus fauces

 

Quise confundirme con las piedras

con el viento frío y con la tierra

pero no conseguí entrar en su canto

aquello me fue arrebatado por la locura

 

Tuve que quedarme entre el infierno y las personas

cargando con la visión de sus errores

de sus menudencias podridas y sus cabezas

 

Quise irme y vagar entre el bosque y su esencia

pero fui expulsado por su espesura

condenado a saber sin querer hacerlo