Santiago Barcaza, Santiago de Chile.

Escritor de valparaíso
Santiago Barcaza

Valparaiso, Chile , 1974.

Poeta, músico e ingeniero civil. Beca Fundación Neruda (1996) y  Biblioteca Nacional (1997). Ha obtenido diversos premios como el Eusebio Lillo, Pablo Neruda (Valdivia), El Joven Neruda (Temuco), Alerce, Literarte. En 1996, forma la agrupación musical Los Muebles, donde es guitarrista y compositor, y cuyas canciones forman parte de la banda sonora de cuatro largometrajes chilenos. En 2003 presenta el disco Puertos Nunca Vistos (U.Chile), donde musicaliza la obra de poetas griegos clásicos y modernos; es miembro del Colectivo CASAGRANDE, cuyas acciones de arte cruzan periódicamente los límites entre literatura, video, arte y performance, siendo los bombardeos de poemas su proyecto más conocido.  Ha publicado dos libros: Carta-Océano (Ediciones Leviathan, Valdivia, 2004 y finalista Premio a las Mejores Obras Literarias 1999); y Bosques Horizontales (Ediciones Tácitas, Santiago, 2014 y finalista concurso Vicente Bianchi 2015). Ambos libros fueron merecedores de la Beca de Creación Literaria del Consejo del Libro. Actualmente reside en Nueva York.

Santiago con su elegancia y su capacidad en la doctrina de la palabra nos recibe siempre de muy buena manera a la hora de leerlo, es un  escritor como pocos, lleno de sutilezas e imágenes que van envolviendo al lector hasta el remate de sus textos muy suavemente sin dejar de tener la fuerza necesaria para el cuestionamiento existencial que propone, al caminar su obra vas descubriendo las imágenes que amablemente se abren paso y van dejando una estela suave como un perfume que te incita a mas, te lleva a querer seguir leyendo, su literatura tiene matices que seducen llevándote al lugar que el ha decidido conscientemente donde quiere que llegues.

Aqui les dejo algunos textos de su libro “Bosques Horizontales”

 

En el ojo del pájaro que atraviesa el jardín

Del invierno
Un pájaro guarda
Una conversación
Pronunciada en un mismo tono
Donde entre preguntas
Y respuestas
Nadie puede distinguir

Lo que está encerrado en el ojo
Lo que te ha costado una vida
Te parece hoy despreciable
Una hoja comida por la luz
Te parece hoy despreciable

Del invierno
Un pájaro guarda
Lo que ve:
Tus ojos cerrados

En el ojo del pájaro que atraviesa el jardín
Te verás a ti mismo
Desaparecer.

El cuarto

El cuarto ignorado por todos
El que me ofrecieron para dormir
Da a una calle que nadie transita
Donde no se distingue
Si las mañanas son luminosas
O sombrías
Si la luz que barre el aire
Se inclina desde el verano
O desde el invierno

El cuarto ignorado por todos
El que me quitaron al despertar
Lo cruza una calle con árboles cargados de hojas
Y autos estacionados
Repletos de gentes
Que suelen usar gafas
Y otras que suelen usar sombreros
A veces son las mismas personas
Otras veces son diferentes
Y a veces las personas diferentes
Se convierten en las mismas

El cuarto ignorado por todos
Donde me tocó vivir
Tiene muebles que nunca se cambiaron
Y una alfombra con un diseño de ramas
Donde se sientan veinte tordos
Que a su vez son atravesados
Por la cinta de vapor
De un tren sin ocupantes

También hay un espejo
Que refleja el espacio
Que quizá ocupase alguien

Donde estamos
Y desaparecemos
Son siempre
El mismo lugar.

 

La última nieve

En toros se goza el que estremece la tierra
Ilíada, Libro XX

Tarde junto al fuego
Las ramas se golpean
Como se golpea y estremece
La tiza que cae

Golpean en las ventanas
Como arena y cal
Se golpean en el viento

La luna es una piedra que flota
Esperando depositarse
En el fondo de un enorme vaso

Y recordé el bramido de los toros salvajes

Las luces de sus cuernos
Eran el brillo de los frescos
Descascarándose en el viento
En el viento del piélago

Pasaron sobre las ventanas
Cuando volaban vibrantes desde el cielo
Hacia la tierra

Oí bramar a los toros salvajes

Era un bramido contra el viento?
O contra las pinturas mismas
Golpeándose en el viento?
Golpeándose como las llamas
Se golpean en el fuego?
Golpeándose como los cuernos de los toros salvajes
Golpeaban recios en el piélago?
O fue este grito una oración?
Ecos de un sueño lleno de sueños?

Afuera
Vi cómo los planetas se reunían
Como una mezcla de cal y arena
Girando en el viento
Vi cómo la noche y la nieve venían
Como quien añora depositarse
En el fondo de un enorme vaso

Sentí miedo

Y recordé el bramido de los toros salvajes.